Audio En Vivo
User Rating:  / 4

La primera venida del Señor se realizó gracias a ella. Y, por ello, todas las generaciones le llamamos Bienaventurada. Hoy, que preparamos, cada año, una nueva venida, los ojos de la Iglesia se vuelven a ella, para aprender, con estremecimiento y humildad agradecida, cómo se espera y cómo se prepara la venida del Emmanuel: del Dios con nosotros. Más aún, para aprender también cómo se da al mundo el Salvador.

Sobre el papel de la Virgen María en la venida del Señor, la liturgia del Adviento ofrece dos síntesis, en los prefacios II y IV de este tiempo:

"...Cristo Señor nuestro, a quien todos los profetas anunciaron, la Virgen esperó con inefable amor de Madre, Juan lo proclamó ya próximo y señaló después entre los hombres. El mismo Señor nos concede ahora prepararnos con alegría al Misterio de su Nacimiento, para encontrarnos así, cuando llegue, velando en oración y cantando su alabanza".

"Te alabamos, te bendecimos y te glorificamos por el Misterio de la Virgen Madre. Porque, si del antiguo adversario nos vino la ruina, en el seno de la Hija de Sión ha germinado aquél que nos nutre con el pan de los ángeles, y ha brotado para todo el género humano la salvación y la paz. La gracia que Eva nos arrebató nos ha sido devuelta en María. En ella, madre de todos los hombres, la maternidad, redimida del pecado y de la muerte, se abre al don de una vida nueva. Así, donde había crecido el pecado, se ha desbordado tu misericordia en Cristo nuestro Salvador. Por eso nosotros, mientras esperamos la venida de Cristo, unidos a los ángeles y a los santos, cantamos el himno de tu gloria..."

La Virgen Inmaculada fue y sigue siendo el personaje de los personajes del Adviento: de la venida del Señor. Por eso, cada día, durante el Adviento, se evoca, se agradece, se canta, se glorifica y enaltece a aquella que fue la que accedió libremente a ser la madre de nuestro Salvador "el Mesías, el Señor" (Lc 2,11).

Entresaco tres textos de los tantos que uno se encuentra en honor de la Bienaventurada Madre de Dios, en todo este Misterio preparado y realizado. Son de la solemnidad de santa María Madre de Dios:

"¡Qué admirable intercambio! El Creador del género humano, tomando cuerpo y alma, nace de una virgen y, hecho hombre sin concurso de varón, nos da parte en su divinidad" (antífona de las primeras Vísperas).

"La Madre ha dado a luz al Rey, cuyo nombre es eterno; la que lo ha engendrado tiene al mismo tiempo el gozo de la maternidad y la gloria de la virginidad: un prodigio tal no se ha visto nunca, ni se verá de nuevo. Aleluya" (antífona de Laudes).

"Por el gran amor que Dios nos tiene, nos ha mandado a su propio Hijo en semejanza de carne de pecado: nacido de una mujer, nacido bajo la ley. Aleluya" (antífona del Magníficat primeras Vísperas).

A partir de la segunda parte del Adviento, la preponderancia de la Madre Inmaculada es tan grande, que ella aparece como el centro del Misterio preparado e iniciado. Así las lecturas evangélicas del IV Domingo, en los tres ciclos, están dedicadas a María. Y en las misas propias de los días 17 al 24, correspondientes a las antífonas de la O, todo gira alrededor de ella. Y con razón.

"Los profetas anunciaron que el Salvador nacería de María Virgen" (Tercia) - "El ángel Gabriel saludó a María, diciendo: Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo, bendita tú entre las mujeres" (Sexta) - "María dijo: ¿Qué significa este saludo? Me quedo perpleja ante estas palabras de que daré a luz un Rey sin perder mi virginidad" (Nona).

En las vísperas del primer domingo de Adviento, la antífona del Magnificat está tomada del evangelio de la anunciación: "No temas, María, porque has encontrado gracia ante Dios. Concebirás en tu seno y darás a luz un hijo".

El lunes de esta primera semana, en las vísperas, la antífona del Magnificat será: "El ángel del Señor anunció a María y concibió por obra del Espíritu Santo".

En las vísperas del jueves se canta: "Bendita tú entre las mujeres". En las vísperas del segundo domingo de Adviento: "Dichosa tú, María, que has creído, porque lo que te ha dicho el Señor se cumplirá". En los laudes del miércoles hay una lectura tomada del capítulo 7 de Isaías: "Mirad: la Virgen ha concebido y dará a luz un hijo, y le pondrá por nombre Emmanuel...". El responsorio del viernes después de la segunda lectura del oficio, está tomado del evangelio de la anunciación en Lc 1, 26, etc... Y podríamos continuar con una larga enumeración. 

Esta enumeración interesa porque muestra cómo la presencia de la Virgen es constante en los Oficios de Adviento, así como en el recuerdo de la primera venida de su Hijo y en la tensión de su vuelta al final de los tiempos.

Aunque Navidad es para María la fiesta más señalada de su maternidad, el Adviento, que prepara esta fiesta, es para ella un tiempo de elección y de particular preparación.

User Rating:  / 1

INDICACIONES

La corona al inciar la liturgia deben estar encendidas la primera y la segunda vela de la corona. Crear un ambiente recogido, con poca luz. Es recomendable colocar una imagen de la Virgen al lado de la corona, con un cirio a sus pies. De este cirio se puede tomar la llama para encender la tercera vela de la corona.

TODOS: En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

MONITOR: Estamos ya en la tercera semana de Adviento: aumenta nuestra alegría y nuestro jubilo por la venida del Señor Jesús, que estpa cada vez más cerca de nosotros. Empecemos nuestra oración cantando VEN PRONTO SEÑOR (u otro canto apropiado).

1. ¡Oh Pastor de la Casa de Israel!, trae a tu pueblo la ansiada salvación. Verbo Eterno de la boca del Padre, fuiste anunciado por labios de profeta.

¡VEN PRONTO, SEÑOR! 
¡LLEGA, OH SALVADOR! (2v)
¡VEN, SEÑOR JESÚS! 
¡VEN, LIBERADOR!

¡CIELOS, LLOVED VUESTRA JUSTICIA!
¡ÁBRETE, TIERRA,
HAZ GERMINAR AL SALVADOR! (2v)

2. El clamor de los pueblos se levanta. Hijo de David, las naciones te esperan. Queremos la llegada de tu Reino. Ven a liberar del pecado a los pueblos.

3. Emmanuel, Salvador de las naciones, eres esperanza del pueblo peregrino. Sol naciente, esplendor de la justicia, Tú nos salvarás con tu brazo poderoso.

4. Esperanza de una Mujer humilde: Ella es la Virgen que pronto dará a luz. Silenciosa, espera al Salvador: llega ya la hora de la liberación.

MONITOR: Vamos a encender la tercera vela de nuestra corona de Adviento. El Señor está más cerca de nosotro sy nos ilumina cada vez más. Abramos nuestro corazón, que muchas veces está en tinieblas, a la luz admirable de su amor.

LECTOR: Lectura tomada del Evangelio según San Lucas:

"La gente le preguntaba: "Pues ¿qué debemos hacer?"

Y él les respondía: "El que tenga dos túnicas, que las reparta con el que no tiene; el que tenga para comer, haga lo mismo". Vinieron también publicanos a bautizarse, y le dijeron: "Maestro, ¿qué debemos hacer?"

Él les dijo: "No exijáis más de lo que os está fijado". Preguntáronle también unos soldados: "Y nosotros ¿qué debemos hacer?"

Él les dijo: "No hagáis extorsión a nadie, no hagáis denuncias falsas, y contentaos con vuestra soldada".

Como el pueblo estaba a la espera, andaban todos pensando en sus corazones acerca de Juan, si no sería él el Cristo; respondió Juan a todos diciendo: "Yo os bautizo con agua; pero viene el que es más fuerte que yo, y no soy digno de desatarle la correa de sus sandalias. Él os bautizará en Espíritu Santo y fuego. En su mano tiene el bieldo para limpiar su era y recoger el trigo en su granero; pero la paja la quemará con guego que no se apaga".

Y, con otras muchas exhortaciones, anunciaba al pueblo la Buena Nueva".

MONITOR: Vamos a encender la tercera vela de nuestra corona. Cantemos

HOY SE ENCIENDE UNA LLAMA (u otro canto apropiado)

 

Hoy se enciende una llama
en la corona de Adviento
que arda nuestra esperanza
en el corazón despierto
y al calor de la Madre
caminemos este tiempo

Un primer lucero se enciende
anunciando al Rey que viene
preparad corazones
allánense los senderos

Hoy se enciende una llama
en la corona de Adviento
que arda nuestra esperanza
en el corazón despierto
y al calor de la Madre
caminemos este tiempo.

Crecen nuestros anhelos al ver
la segunda llama nacer
como dulce rocío vendrá
el Mesías hecho Niño.

Hoy se enciende una llama
en la corona de Adviento
que arda nuestra esperanza
en el corazón despierto
y al calor de la Madre
caminemos este tiempo.

Nuestro gozo hoy quiere cantar
por ver tres luceros brillar
con María esperamos al Niño
con alegría.

Hoy se enciende una llama
en la corona de Adviento
que arda nuestra esperanza
en el corazón despierto
y al calor de la Madre
caminemos este tiempo.

MONITOR: Acudamos ahora a Santa María, que colaborando con el Plan del Padre permitió que la luz del Señor ilumine a la humanidad, y pidámosle que siga intercediendo por nosotros en este tiempo de preparación. Recemos juntos la oración.

Brillante Luna de la Nueva Evangelización, 
que con tu fulgor iluminas la noche por la que tantos deambulan sin rumbo en el rumbo de la "cultura de muerte"
alumbra todo humano caminar con la luz del Señor Jesús 
que sin igual sabes reflejar. Que así sea. Amén.

MONITOR: Terminemos nuestra oración cantando MADRE NUESTRA (u otro canto apropiado).

MADRE NUESTRA, QUE EN MEDIO DE LA NOCHE 
DISTE AL MUNDO LA LUZ DEL REDENTOR, 
DANOS HOY OTRA VEZ AL ESPERADO, 
QUE ANDAMOS COMO OVEJAS SIN PASTOR. (2v)

1. María se llamaba la Virgen que ante el Ángel, aceptando el llamado un "Sí" rotundo dio. En esa Madre nuestra el que hizo tierra y cielo, Dios Todopoderoso, un día se encarnó.

2. Aquel a quien adoran el sol y las estrellas, el que viste las flores y amansa el fiero mar, Dios que a todos ama, con toda su grandeza del seno de María muy pronto nacerá.

TODOS: En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

User Rating:  / 0

Foto referencial. Crédito Lauren Cater / ACI Prensa

EÚL, 08 Dic. 15 / 02:15 pm (ACI).- Tras más de 50 años de mantenerse cerrada a la posibilidad de que sacerdotes  surcoreanos celebren Misa o administren los sacramentos allí, Corea del Norte ha aceptado comenzar a recibirlos a partir de la Pascua de 2016.

Según señala la agencia vaticana Fides, el anuncio fue hecho por el Arzobispo Hyginus Kim Hee-joong, Presidente de la Conferencia Episcopal de Corea del Sur y miembro de una delegación de 17 personas que visitó oficialmente Corea del Norte hace unos días.

“Si no hay imprevistos, la próxima Pascua será la primera solemnidad litúrgica en la que se podrán enviar al norte, sacerdotes de la arquidiócesis de Seúl para celebrar la Misa”, afirmó en conferencia de prensa realizada el 7 de diciembre.

El Prelado explicó también que los sacerdotes surcoreanos podrán ir a Corea del Norte para celebrar Misa en las principales fiesta del año litúrgico.

Fides informa que los miembros de la delegación también celebraron una emotiva Misa en la Catedral Changchung en Pyongyang en la que participaron 70 laicos católicos de Corea del Norte.

 

 

La delegación surcoreana fue invitada por la Asociación Católica de Corea del Norte, el organismo que depende del régimen de Pyongyang, que también llevó al grupo a visitar el hogar de ancianos y la guardería que gestionan en la capital norcoreana.

La convulsionada historia de la diócesis de Pyongyang en Corea del Norte

La diócesis de Pyong-yang fue establecida como una prefectura apostólica afiliada al entonces Vicariato Apostólico de Seúl en marzo de 1927.

En 1941 se inició la guerra y los sacerdotes y las religiosas de los Padres Maryknoll fueron expulsados. Quedaron entonces las hermanas de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro para asistir a los fieles.

En 1944, la diócesis tenía 21 iglesias y unos 26 mil católicos. En 1948 el régimen comunista se estableció en Corea del Norte y se acentuaron los problemas con la confiscación de las propiedades diocesanas.

En 1949 todos los sacerdotes que quedaban, incluyendo el Obispo Hong Yong-ho fueron arrestados o desaparecieron. Al concluir la Guerra de Corea en 1953 no quedó un solo sacerdote.

Actualmente 19 sacerdotes y siete religiosas de la diócesis de Pyongyang viven Seúl. Allí participan de la Misa por la paz y reconciliación de Corea se celebra en esta capital una vez al mes.

La Misa por la reconciliación de Corea en agosto de 2014

El 17 de agosto de 2014 el Papa Francisco presidió una Misa por la reconciliación de Corea y afirmó en su homilía en la Catedral de Seúl que “lo que desde un punto de vista humano parece imposible, irrealizable y, quizás, hasta inaceptable, Jesús lo hace posible y fructífero mediante la fuerza infinita de su cruz”.

“Espero que, en espíritu de amistad y colaboración con otros cristianos, con los seguidores de otras religiones y con todos los hombres y mujeres de buena voluntad, que se preocupan por el futuro de la sociedad coreana, sean levadura del Reino de Dios en esta tierra”.

De este modo, afirmó el Santo Padre en esa oportunidad, “nuestras oraciones por la paz y la reconciliación llegarán a Dios desde más puros corazones y, por un don de su gracia, alcanzarán aquel precioso bien que todos deseamos”.

User Rating:  / 1

Mons. Fisichella con el certificado que se entregará a los que acudan a Roma. Foto: Daniel Ibánez / ACI Prensa

VATICANO, 04 Dic. 15 / 10:47 am (ACI).- El Vaticano ha presentado esta mañana a los medios de comunicación el Jubileo Extraordinario de la Misericordia, uno de los acontecimientos más importantes en la historia de la Iglesia y en el Pontificado del Papa Francisco. Entre las novedades están el rezo del Rosariocada tarde en la Plaza de San Pedro o un novedoso espectáculo de luces e imágenes el mismo día de su inauguración.

El Año Santo dará inició el próximo martes 8 de diciembre, Solemnidad de la Inmaculada Concepción, y finalizará el 20 de noviembre  de 2016, Fiesta deCristo Rey del Universo.

En la conferencia de prensa, el Presidente del Pontifico Consejo para la Promoción Nueva Evangelización, el Arzobispo Mons. Rino Fisichella, detalló algunos aspectos del Año Jubilar que se celebrará en todo el mundo y llevará hasta Roma a millones de personas.

Estas son algunas claves del Jubileo de la Misericordia convocado por el Papa Francisco:

– El Jubileo iniciará con la Santa Misa y la apertura de la Puerta Santa de la Basílica vaticana el martes 8 de diciembre a las 9,30 horas de Roma en la Plaza de San Pedro.

– El Santo Padre ha concedido a todos los obispos del mundo poder dar laBendición Papal en la Santa Misa de apertura de la Puerta Santa y en su clausura al final del Año.

 

 

– En la tarde del mismo día 8 se celebrará en la Plaza unespectáculo de luces bajo el título de “Fiat lux: illuminating Our Commin Home” (Iluminando nuestro hogar común). Se trata de la proyección de fotografías en la fachada y en la cúpula de la Basílica de imágenes inspiradas en la misericordia, la humanidad, el medio ambiente y el cambio climático. Es una donación de un conjunto de empresas que quieren colaborar así con el Jubileo. Será la primera vez que se haga algo similar en el Vaticano.

– El domingo 13 de diciembre serán abiertas las Puertas Santas de todas lascatedrales del mundo como signo también de las Iglesias particulares y la universalidad de la Iglesia.

– El mismo día, a las 9,30 hora local, el Papa Francisco abrirá la Puerta Santa de su Catedral de Roma, la Basílica de San Juan de Letrán.

– El viernes 18 de diciembre el Papa hará un gesto simbólico con la apertura de la Puerta de la Misericordia en el albergue “Don Luigi Liegro” de la Cáritas de Roma. Allí, desde hace 25 años, son acogidas personas necesitadas. Será el primero de una serie de gestos que hará el Pontífice un viernes de cada mes y que serán de carácter privado.

– A partir del inicio del Jubileo, en la Plaza de San Pedro será recitado elRosario delante de la monumental estatua de San Pedro a las 18 horas. El rezo será guiado por algunas parroquias de la ciudad dedicadas a la Virgen María y por Institutos Religiosos presentes en Roma con una particular consagración a la Madre de Dios.

– Ha comenzado a funcionar ya el Centro de Acogida de los Peregrinos. Se trata de un lugar en el que informarse de los eventos, donde registrarse para recorrer la Puerta Santa, obtener las entradas para las celebraciones en las que será necesario presentarla, así como retirar el testimonium (una especie de certificado o diploma) que acredita la participación en el Año Santo.

– Cada día unos 100 voluntarios ayudarán a los peregrinos en las inmediaciones de la Plaza de San Pedro, la popular Via della Conciliazione (calle que termina en la Plaza), así como en las distintas basílicas de Roma. En los grandes eventos serán unos 800-1000 voluntarios.

– Se han preparado unos libros litúrgicos que están disponibles ya en 10 idiomas y próximamente se publicarán en otros, entre ellos el coreano o el ucraniano. Algunos llevan por título “Celebrar la misericordia”, “La Confesión, sacramento de la misericordia”; “Los salmos de la misericordia”; “Las Parábolas de la Misericordia”; “Los Papas de la misericordia” o “Santos en la misericordia”.

– El Evangeliario de la Misericordia será situado en el mismo trono que durante todas las sesiones del Concilio Vaticano II era puesto en el altar de la Basílica de San Pedro para hacer más evidente a todos la primacía de la Palabra de Dios.

– Está prevista la asistencia sanitaria a los peregrinos. En las cuatro basílicas papales habrá un puesto de primeros auxilios que contará con lo necesario para casos de gravedad. También existe un proyecto sanitario para toda la ciudad.

– El Jubileo de la Misericordia es el primero de la era de las redes sociales y por tanto se reflejará en la organización. La web oficial es www.im.va y está disponible en 7 idiomas. Contiene toda la información necesaria para seguir el Año Santo y permite también registrase para el recorrido por la Puerta Santa así como para ser voluntario.

– Ya hay 800 “misioneros de la misericordia”, sacerdotes provenientes de diversas partes del mundo indicados por sus propios Obispos para desarrollar este encargo. A partir del Miércoles de Ceniza recibirán de parte del Papa el encargo de ser predicadores de la misericordia y confesores llenos de misericordia. Recibirán de Francisco la facultad de perdonar los pecados reservados a la Sede Apostólica como signo de cercanía y del perdón de Dios. Ningún obispo en su propia diócesis puede nombrar a estos misioneros ni conferirles tales facultades.

– Por si alguno está preocupado por la seguridad, los organizadores indican que está garantizada por el estado italiano, quien lleva trabajando desde hace meses en ella. Para ello se ha firmado un acuerdo entre el gobierno de Italia y la Santa Sede.

User Rating:  / 0

Foto referencial / Flickr - Webhamster (CC-BY-2.0)

REDACCIÓN CENTRAL, 01 Dic. 15 / 12:29 am (ACI).- Cada 1 de diciembre se celebra el Día Mundial de la lucha contra el SIDA, una enfermedad que continúa cobrando muchas vidas.

Según el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/SIDA (ONUSIDA o UNAIDS en inglés), en el 2014, 36.9 millones de personas vivían con el VIH. Es decir, seres humanos que  tienen el virus, pero que aún no han desarrollado la enfermedad y para quienes es importante el uso de los retrovirales.

En junio de 2015 solo 15.8 millones tenían acceso al tratamiento antirretroviral y más del 50 por ciento no podían acceder al mismo, entre ellos aproximadamente 1.8 millones de niños.

 

Asimismo sólo en 2014, “alrededor de 2 millones de personas se infectaron con el VIH y 1.2 millones de personas murieron de enfermedades relacionadas con el SIDA”, indica UNAIDS.

Un dato preocupante que dan a conocer los expertos es que la cantidad de personas que no saben que están infectadas asciende a 17. 1 millones.

A diferencia de muchos organismos e instituciones que proponen métodosanticonceptivos como el uso del preservativo (condón) para frenar el SIDA, laIglesia destaca que la fidelidad en los esposos y la castidad hasta elmatrimonio es el medio más seguro para evitar todo tipo de enfermedad de transmisión sexual.

San Juan Pablo II, con motivo de la Jornada Mundial del enfermo 2005, envió un mensaje al mundo y recordó que para combatir el SIDA de modo responsable “es preciso aumentar su prevención mediante la educación en el respeto del valor sagrado de la vida y la formación en la práctica correcta de la sexualidad”.

“En efecto, aunque son numerosas las infecciones que se transmiten por contagio a través de la sangre especialmente durante la gestación -infecciones que hay que combatir con todo empeño-, mucho más numerosas son las que se producen por vía sexual, y que pueden evitarse sobre todo con una conducta responsable y la observancia de la virtud de la castidad”, enfatizó.

La Iglesia en todos estos años no sólo ha buscado prevenir, sino que, a través de sus diversas instituciones religiosas y laicales, lleva adelante centros de salud, hospitales y albergues donde se acoge y se busca dar una mejor calidad de vida a los portadores del VIH y a los que padecen con el SIDA.

Por ello, en este día especial de lucha contra el SIDA, unidos a miles de cristianos, proponemos la siguiente oración para que Dios dé fortaleza a los que sufren de este mal.

Oración por los enfermos de SIDA

Oh Dios, Padre nuestro,
escucha nuestra oración por los que están enfermos por el SIDA,
por los que están en peligro de muerte.
Concédeles el consuelo de tu presencia, haz que busquen tu rostro,
y encuentren la fuerza en ti que eres la fuente de la vida.
Señor Jesús, escucha nuestra oración
por los que acaban de enterarse que están infectados por el virus VIH
pero que no están aún enfermos.
Recuérdales que tienen aún una vida ante ellos:
haz que encuentren en ti la Vida, el Camino y la Verdad.
Espíritu Santo de Dios, escucha nuestras oraciones
por los que se ocupan de las personas enfermas de SIDA.
Concédeles la certeza de la presencia del Padre y el amor de Jesús.
Concédeles tu consuelo, dales tu paz.
Padre, te rogamos para que todos oigamos tu llamada
en estas circunstancias, una llamada de arrepentimiento,
una llamada de ayuda a los otros.
Ayúdanos para que podamos vivir de manera responsable,
no pensando solamente en nosotros
sino también en los que están en nuestro entorno.
Te rogamos por los científicos y los médicos
para que encuentren un remedio al Sida.
Guíanos para que podamos dar tu consuelo
a los que tienen necesidad de ayuda.
Eleva nuestros corazones de compasión para que los enfermos de Sida
tengan la certeza de que la Iglesia los ayudará;
Guíanos para que sepamos cómo ayudar a los que tienen necesidad.
Esto te lo pedimos porque tu misericordia por nosotros es inmensa.
Señor de misericordia, escucha nuestra oración. Amén.