Audio En Vivo
User Rating:  / 0

Foto Daniel Ibáñez / ACI PrensaREDACCIÓN CENTRAL, 18 Nov. 15 / 04:45 pm (ACI).- Una vez más un sitio web de sátira adjudica declaraciones falsas al Papa Francisco y miles de personas las viralizan en las redes sociales.

El más reciente caso corresponde a una publicación del sitio web de humor Krónos Times http://kronostimes.com/el-papa-francisco-dice-cambiado-su-foto-de-perfil-no-ayudan-a-francia-con-sus-oraciones-si/ que para burlarse de quienes cambiaron su foto de perfil en Facebook con un filtro de la bandera de Francia, inventó una crítica del Papa Francisco.

 Estas son las declaraciones falsas que le atribuyeron al Papa:

"Cambiando su foto de perfil por la bandera de Francia no ayuda a nadie, pero sus oraciones sí. Dios no usa Facebook, él se comunica con nosotros por medio de la oración.

En Facebook todos son buenas personas, son creyentes, buenos esposos, familias felices. Pero en privado se olvidan de esas cosas, se olvidan de dar gracias a Dios, se olvidan de orar y ser humildes. En la vida son lo opuesto a lo que publican. Dejen de ser hipócritas en las redes sociales. Dios no usa Facebook".

Krónos Times admite que "en algunas ocasiones presentamos noticias falsas como reales. Tratamos de que sean creíbles pero al mismo tiempo tratamos de dar pistas para que los mismos lectores identifiquen que la noticia no es real".

User Rating:  / 0

Papa Francisco. Foto: L'Osservatore Romano.VATICANO, 19 Nov. 15 / 07:44 am (ACI/EWTN Noticias).- El Papa Francisco dijo esta mañana, al presidir la Misa en la capilla de la Casa Santa Marta, que Dios llora por la guerra mundial que se vive hoy, que enriquece a los traficantes de armas. “El mundo no ha comprendido el camino de la paz”, lamentó.

“También hoy Jesús llora”, lamentó el Santo Padre, pues “nosotros hemos preferido el camino de las guerras, el camino del odio, el camino de las enemistades”.

“La Navidad está cerca: habrá luces, habrá fiestas, árboles iluminados, también pesebres… todo falsificado: el mundo sigue haciendo la guerra, sigue haciendo las guerras. El mundo no ha comprendido el camino de la paz”.

El Papa indicó que “hoy hay guerra por doquier, hay odio”, y cuestionó “¿qué queda de una guerra, de ésta, que estamos viviendo ahora?”.

 

“¿Qué queda? Ruinas, miles de niños sin educación, tantos muertos inocentes: ¡tantos!, y tanto dinero en los bolsillos de los traficantes de armas”.

El Santo Padre también recordó que “una vez Jesús dijo: ‘No es posible servir a dos patrones: o a Dios, o las riquezas’. La guerra es precisamente la elección por las riquezas: ‘Construyamos armas, así la economía se equilibra un poco, y vamos adelante con nuestro interés’”.

“Hay una palabra fea del Señor: ‘¡Malditos!’. Porque Él ha dicho: ‘¡Bienaventurados los constructores de paz!’. Estos que trabajan por la guerra, que hacen las guerras, son malditos, son delincuentes”.

Francisco señaló que “una guerra se puede justificar –entre comillas– con tantas, tantas razones. Pero cuando todo el mundo, como sucede hoy, está en guerra, ¡todo el mundo! ¡Es una guerra mundial a pedazos, aquí, allá, allá, por doquier… no hay justificación. Y Dios llora. Jesús llora”.

Al mismo tiempo que “los traficantes de armas hacen su trabajo”, dijo el Papa, “están los pobres agentes de paz que solo para ayudar a una persona, a otra, a otra, y a otra, dan su vida”.

Así lo hizo “un icono de nuestros tiempos, Teresa de Calcuta”, recordó. Contra ella, señaló, “con el cinismo de los potentes, se podría decir: ‘¿Pero qué ha hecho aquella mujer? ¿Ha perdido su vida ayudando a la gente a morir?”. No se comprende el camino de la paz”.

“Nos hará bien también a nosotros pedir la gracia del llanto, por este mundo que no reconoce el camino de la paz. Que vive para hacer la guerra, con el cinismo de decir que no hay que hacerla”, dijo.

Francisco exhortó a pedir a Dios “la conversión del corazón. Precisamente en el umbral de este Jubileo de la Misericordia, que nuestro júbilo, nuestra alegría sea la gracia para que el mundo vuelva a encontrar la capacidad de llorar por sus crímenes, por lo que hace con las guerras”.

User Rating:  / 0

 

Mateo 9,1-8. Tiempo Ordinario. Dame la fe para creer en tu amor como creyó el paralítico. Él no se esperaba este milagro de tu amor.


Por: Samuel Hurtado | Fuente: Catholic.net 

Del santo Evangelio según san Mateo 9,1-8
Jesús subió a la barca, atravesó el lago y regresó a su ciudad. Entonces, le presentaron a un paralítico tendido en una camilla. Al ver la fe de esos hombres, Jesús dijo al paralítico: «Ten confianza, hijo, tus pecados te son perdonados». Algunos escribas pensaron: «Este hombre blasfema. Jesús, leyendo sus pensamientos, les dijo: «¿Por qué piensan mal? ¿Qué es más fácil decir: "Tus pecados te son perdonados", o "Levántate y camina"? Para que ustedes sepan que el Hijo del hombre tiene sobre la tierra el poder de perdonar los pecados –dijo al paralítico– levántate, toma tu camilla y vete a tu casa». Él se levantó y se fue a su casa. Al ver esto, la multitud quedó atemorizada y glorificaba a Dios por haber dado semejante poder a los hombres.

Oración introductoria

Jesús, me encuentro hoy en tu presencia, sabiendo que entre todas las personas de este mundo, Tú me amas personalmente a mí y me escuchas en este momento. Dame la fe para creer en tu amor como creyó el paralítico del evangelio. Él no se esperaba este milagro de tu amor, pero sabías que lo necesitaba; aunque yo no te pida lo que más me conviene, sé que Tú me lo darás y, por esto, te doy las gracias. Gracias también por perdonar mis faltas y pecados, como lo hiciste con este enfermo.

Petición
Jesús, concédeme hacer la experiencia de tu amor misericordioso.

Meditación del Papa Francisco
A través de los Sacramentos de la iniciación cristiana, el Bautismo, la Confirmación y la Eucaristía, el hombre recibe la vida nueva en Cristo. Ahora bien, todos lo sabemos, llevamos esta vida “en vasijas de barro”, todavía estamos sometidos a la tentación, al sufrimiento, a la muerte y, a causa del pecado, podemos incluso perder la vida nueva. Por esta razón el Señor Jesús ha querido que la Iglesia continúe su obra de salvación, incluso a través de sus propios miembros, en particular con el sacramento de la Reconciliación y la Unción de los Enfermos, que pueden unirse bajo el nombre de "Sacramentos de curación". El Sacramento de la Reconciliación es un sacramento de curación, cuando voy a confesarme es para curarme, curarme el alma, curarme el corazón, de algo que he hecho que no está bien. El icono bíblico que mejor los expresa, en su profundo vínculo, es el episodio del perdón y la curación del paralítico, donde el Señor Jesús se revela al mismo tiempo médico de las almas y de los cuerpos.(Catequesis de S.S. Francisco, 19 de febrero de 2014).

Reflexión 
En medio del trabajo y del ruido, poco a poco se nos va olvidando la conciencia de ser pecadores, personas necesitadas de perdón. Dios nos recuerda nuestras propias faltas en nuestra conciencia; pero no se queda ahí: Él mismo está dispuesto a curarnos y a ayudarnos a levantarnos cada día más de nuestros defectos. Es necesario que pidamos siempre perdón a Dios por Jesucristo. Él tiene el poder de devolvernos la salud, tanto espiritual como corporal. "Al que más se le perdona, más ama" dice en otro lugar del evangelio. Sintámonos, pues, perdonados, para agradecerle todos los días su amor.

 

Propósito
Me acercaré a la confesión, para que Jesús cure mi alma.

Diálogo con Cristo
Jesucristo, yo sé que a veces te he fallado, quizá muchas de ellas por ignorancia. Ahora, que sé que tu amor no se cansa de perdonar, quiero decirte que tampoco yo me cansaré de amarte. Hoy me acerco a tu misericordia. Ayúdame a rezar más y a ver en esa oración lo que debo cambiar. Eso que sólo Tú y yo sabemos, y que me vas pidiendo día a día. Propongo, con tu ayuda, no volver a pecar o recurrir al sacramento de la reconciliación si tengo la desgracia de perder tu amistad.


Quien ama, ama, y no conoce otra cosa (San Bernardo, In Cant. 83)

User Rating:  / 0

La Renovación Carismática Católica es uno de los Movimientos católicos más conocidos y activos en la República Dominicana.

Este próximo domingo 22 de noviembre Fiesta de Cristo Rey del Universo, la Renovación Carismática en la Arquidiócesis de Santiago de los Caballeros

La Renovación Carismática Católica es un movimiento apostólico en el que confluyen laicos, religiosos y sacerdotes  pertenecientes a la Iglesia Católica, el cual es una corriente de gracia suscitada por el Espíritu Santo, para la renovación espiritual de toda la Iglesia Católica y del mundo. Así mismo, es un redescubrimiento de experiencias del poder del Espíritu Santo en cada uno y en la Iglesia, y la apertura a su acción, para vivir el Evangelio a plenitud (hasta sus últimas consecuencias), ser testigo de Cristo resucitado, para evangelizar con poder y renovar todas las formas de presencia y servicio de Cristo en la Iglesia y en el mundo. No enseña nada nuevo del Evangelio.  Su novedad consiste en su ardor apostólico, su método y expresiones.

La Renovación en el Espíritu Santo es una repetición en la vida de la comunidad eclesial y en la vida de cada bautizado del hecho primigenio, excepcional del primer pentecostés de la historia de la Iglesia.

La Renovación Carismática Católica es un movimiento mundial, el cual no es uniforme, ni tiene un único fundador, ni tiene listas de membresías, sino que se presenta como un conjunto de personas, grupos y actividades independientes unos de otros, pero que comparten la misma experiencia fundamental y abrazan los mismos objetivos generales. 

2. BASE TEOLÓGICA
La base teológica de la Renovación Carismática como toda la vida de la Iglesia en sus múltiples manifestaciones está en el Misterio Trinitario y, particularmente, en el conocimiento progresivo de la Persona del Espíritu Santo y de su acción insustituible e ininterrumpida en la Iglesia y en cada uno de nosotros. El Espíritu Santo da al cristiano testimonio de Jesús (Jn 15,26) y lo capacita para que sea testigo de su resurrección, enviado a proclamar un Jesús vivo, constituido Señor y Cristo por el Padre Celestial.

3. INICIOS
Podríamos decir, que la Renovación Carismática Católica se empieza a vislumbrar, cuando la Iglesia Católica iniciaba el Concilio Vaticano II (25-12-1961) y el Papa Juan XXIII clama por la efusión de un nuevo Pentecostés sobre la Iglesia, y conceda que la Iglesia Santa reunida en unánime y más intensa oración en torno a María, madre de Jesús, y guiada por Pedro, igual que en el primer Pentecostés reciba la efusión del Espíritu Santo y así propague con poder el reino del Salvador divino, que es el reino de verdad, de justicia, de amor y de paz.

Es en el año de 1967 cuando la Renovación Carismática Católica tiene su origen. Un grupo de jóvenes, liderados por William Storey y Ralph Keifer, dos profesores laicos de la Universidad de Duquesne, en Pittsburg, Pennsylvania, Estados Unidos, decidieron orar juntos para pedir el bautismo en el Espíritu Santo, del cual habían oído hablar. Se reunieron a lo largo de un fin de semana (17 al 19 de Feb. 1967), para tener una experiencia espiritual sobre oración y meditación, centrada  en los primeros capítulos de los Hechos. Varios de ellos habían oído hablar del Bautismo en el Espíritu Santo y pidieron a Ralph Keifer que orara por ellos, para que el Espíritu Santo actuara plenamente en sus vidas. Fue en la capilla de dicha Universidad, donde recibieron la efusión del Espíritu y tuvieron la certeza de que las oraciones habían sido escuchadas. Desde ese momento, se comienzan a realizar una serie de eventos, como cursillos, retiros, congresos, y en poco tiempo se fue extendiendo a otras universidades católicas, como Notre Dame, en Indiana y East Lansing, en Míchigan. 

4. LLEGADA A AMÉRICA LATINA
A comienzos de los años 70, el movimiento carismático arribó a América Latina, siendo en el año de 1971 cuando por mediación de la Provincial de las Hermanas Dominicas de Adrian (Míchigan) quien residía en Santo Domingo,  y producto de la visita de ésta a su congregación en Perú (a donde asistió a un retiro carismático) quedó ella muy entusiasmada por la experiencia vivida y fue así que extendió una invitación a los organizadores para ofrecer el primer retiro carismático católico en República Dominicana, el cual se celebró los días del 8 al 10 de abril de 1971, coordinado por la Hermana dominica Ana Feliz. De esta manera, poco a poco se fue propagando el movimiento, ya que otras hermanas dominicas, e incluso sacerdotes, fueron formando grupos de oración. Así, se fueron sentando las bases de lo que sería hoy la Renovación Carismática Católica Dominicana (RCCD), ya que en esos inicios se conoció el manual del Seminario de Vida en el Espíritu Santo. El 15 de enero de 1978 fue celebrado el primer Encuentro Nacional Carismático Católico en el Estadio Olímpico, con la asistencia de más de 20,000 personas a nivel nacional y algunos invitados internacionales.

5. ORGANIZACIÓN MUNDIAL
La RCC está organizada de la manera siguiente: A nivel mundial, está dirigida por el International Catholic Charismatic Renewal Service (ICCRS). Este organismo fue aceptado por la Santa Sede desde el pontificado del Papa Pablo VI, por la influencia del Cardenal Joseph Suenens, moderador del Concilio Vaticano II. Este movimiento está establecido en el Vaticano, desde el 25 de marzo de 1985, donde funcionan sus oficinas. Es un organismo de control, no de dirección, lo preside un o una Presidente(a) a nivel mundial.

6. ORGANIZACIÓN LATINOAMERICANA
En el Continente Americano, (al cual pertenecemos) es dirigido por el Consejo Carismático Católico Latinoamericano (CONCCLAT). Éste es quien da servicio, asesoría y asistencia a toda América Latina, no tiene una sede fija, sino que su asiento es en el país en donde reside la persona que lo preside. Está conformado por cada uno de los Coordinadores Nacionales de la Renovación de los países miembros (22) países, entre los cuales figura la República Dominicana. Este consejo se reúne todos los años en el país que resulte elegido, para conocer el desenvolvimiento de la Renovación en cada país y para planificar el trabajo del siguiente año. Además se realizan cada dos años los Encuentros Carismáticos Católicos Latinoamericanos (ECCLA), donde participan los principales dirigentes de los distintos países de América.

7. ORGANIZACIÓN EN REPÚBLICA DOMINICANA
La Renovación Carismática Católica Dominicana (RCCD), es un organismo dependiente de la Conferencia del Episcopado Dominicano. 
La RCCD cuenta para su dirección y control con la estructura orgánica siguiente: el Equipo Nacional, el Consejo Nacional de Observadores, los Equipos Diocesanos, El Consejo Diocesano de Observadores, los Equipos Sedes, los Equipos Parroquiales y los Equipos de Servidores y de Ministerios. El Equipo Nacional es la máxima instancia de autoridad laical, de dirección y organización de la RCCD. Está conformado por un Coordinador, un Vicecoordinador, un Secretario, un Tesorero, un Representante de la Juventud, los Coordinadores y Vicecoordinadores de cada Equipo Diocesano, más los Asesores Espirituales de los mismos y un Asesor Espiritual Nacional. 

La RCCD tiene como máxima autoridad jerárquica al Obispo Presidente designado por la Conferencia del Episcopado Dominicano (CED), quien de manera personal o a través del Coordinador Nacional, traza a nombre de la CED, las pautas y orientaciones doctrinales, espirituales, pastorales, disciplinarias, u otras, que la Jerarquía de la Iglesia Católica considere necesarias para el buen funcionamiento y crecimiento de la RCCD.

8. SUS MIEMBROS
Son miembros de la Renovación Carismática Católica Dominicana (RCCD) aquellas personas que habiendo tenido una experiencia personal con Jesucristo resucitado y actuante, se sienten motivadas a asistir y participar comprometidamente en un Grupo de Oración o Ministerio Carismático oficialmente reconocido como perteneciente a la RCCD. Los Grupos de Oración, con su equipo de servidores organizados conforme a los diversos carismas suscitados por el Espíritu Santo, constituyen la expresión comunitaria básica de la RCCD. En la medida en que van madurando viven su fe como comunidades fraternas sólidas. Entendemos por Grupo de Oración a un grupo de fieles que se reúnen en torno a Jesucristo, guiados por el Espíritu Santo, para compartir la fe y la experiencia cristiana, de un encuentro de ojos abiertos y corazón palpitante con el Señor Jesucristo resucitado que transforma nuestras vidas y hace que nos edifiquemos mutuamente dando siempre el honor, la gloria y la alabanza al Padre Celestial. En la actualidad la RCCD cuenta con más de 3,500 grupos de oración a nivel nacional, los cuales se reúnen semanalmente en  parroquias, capillas y en casas de familia para orar. 

9. LOS MINISTERIOS CARISMÁTICOS
Los Ministerios Carismáticos son expresiones que surgen como fruto del Espíritu para brindar un servicio determinado al Pueblo de Dios con las características propias de la RCC, transmitiendo sus experiencias. Están conformados por un equipo de hermanos que, ejerciendo un mismo carisma, brindan, conjunta y organizadamente, un servicio determinado. Así, pueden ser, Ministerio de Evangelización, de Formación, de Asistencia y Caridad, de Sanación, de Retiros Generales y Zonales, de Comunicaciones, de Música, de Seminarios de Vida en el Espíritu, de Casas de Oración e Intercesión; Ministerio de Niños, de Jóvenes, y otros que puedan surgir. 

10. EN SÍNTESIS
En síntesis, la Renovación Carismática Católica Dominicana busca evangelizar al mundo de hoy a partir de la experiencia de Pentecostés para la construcción del Reino de Dios; contribuyendo en la formación de laicos comprometidos con la experiencia de la vida en el Espíritu, para hacer presente el Reino de Dios a través de sus dones y carismas, multiplicando los mismos, viviendo en unidad, servicio y santidad, en una Iglesia renovada, uniéndonos en la intercesión a la Santísima Virgen María dando la Alabanza, el honor y la gloria a la SANTÍSIMA, AUGUSTÍSIMA e INDIVISIBLE TRINIDAD de DIOS.

DOY FE en Santiago de los Caballeros a los treinta y uno (31) días del mes de julio del Año del Señor dos mil catorce 

Por Monseñor  Benito de la Rosa y Carpio

User Rating:  / 0

Papa Francisco en Misa en capilla de Santa Marta. Foto: L'Osservatore Romano.VATICANO, 17 Nov. 15 / 07:44 am (ACI/EWTN Noticias).- El Papa Francisco reiteró esta mañana, en la Misa en la capilla de Santa Marta, su advertencia sobre los peligros de caer en la mundanidad, que “nos aleja de la coherencia de vida”, nos aleja de Dios y destruye nuestra identidad cristiana.

El Santo Padre subrayó que solo Dios nos puede salvar de esta “carcoma”, y alentó a los fieles a pedir a Dios: “Señor, soy pecador, verdaderamente, todos lo somos, pero te pido tu apoyo, dame tu apoyo para que, por una parte, no finja ser cristiano y, por otra, viva como un pagano, como mundano”.

Al reflexionar sobre la Primera Lectura de hoy, tomada del segundo libro de los Macabeos, el Papa señaló que el viejo Eleazar no se dejó “debilitar por el espíritu de la mundanidad” y prefiere morir y no rendirse a la apostasía del “pensamiento único”.

A pesar de sus noventa años, destacó, Eleazar mantuvo la nobleza “de una vida coherente, va al martirio, da testimonio”.

 

“Si ustedes tienen hoy un poco de tiempo, tomen la Biblia, el segundo libro de los Macabeos, capítulo sexto, y lean esta historia de Eleazar. Les hará bien, les dará valor para ser ejemplo para todos y también les dará fuerza y apoyo para llevar adelante la identidad cristiana, sin componendas, sin doble vida”, recomendó.

El Papa subrayó que “la mundanidad espiritual nos aleja de la coherencia de vida”, pues “pretende ser de una forma” pero vive “de otra manera”.

A la mundanidad, advirtió el Santo Padre, “es difícil reconocerla desde el inicio porque es como la carcoma que destruye lentamente, daña la tela y luego esa tela” ya no sirve, y aquel hombre “que se deja llevar por la mundanidad pierde la identidad cristiana”.

“La carcoma de la mundanidad ha arruinado su identidad cristiana, es incapaz de la coherencia. ‘Oh, yo soy tan católico, padre, yo voy a Misa todos los domingos, pero muy católico’. Y después va a trabajar, alguien le dice: ‘Pero si tú me compras esto, hacemos este tráfico de influencias y tú recibes el soborno’. Esto no es coherencia de vida, esto es mundanidad, por dar un ejemplo”.

El Papa remarcó que “la mundanidad te lleva a la doble vida, la que parece y la que es de verdad, y te aleja de Dios y destruye tu identidad cristiana”.

A diferencia de la mundanidad, señaló Francisco, “el espíritu cristiano, la identidad cristiana, jamás es egoísta, siempre trata de cuidar con la propia coherencia, cuidar, evitar el escándalo, cuidar a los demás, dar un buen ejemplo”.

“‘Pero no es fácil, Padre, vivir en este mundo, donde las tentaciones son tantas, y el truco de la doble vida nos tienta todos los días, no es fácil’. Para nosotros no solo no es fácil, es imposible. Solo Él es capaz de hacerlo. Y por esto hemos rezado en el Salmo: ‘El Señor me sostiene’. Nuestro apoyo contra la mundanidad que destruye nuestra identidad cristiana, que nos lleva a la doble vida, es el Señor”.