Audio En Vivo
User Rating:  / 0

El Adviento es el comienzo del Año Litúrgico, empieza el domingo más próximo al 30 de noviembre y termina el 24 de diciembre. Son los cuatro domingos anteriores a la Navidad y forma una unidad con la Navidad y la Epifanía.

El término "Adviento" viene del latín adventus, que significa venida, llegada. El color usado en la liturgia de la Iglesia durante este tiempo es el morado. Con el Adviento comienza un nuevo año litúrgico en la Iglesia.

El sentido del Adviento es avivar en los creyentes la espera del Señor.

Se puede hablar de dos partes del Adviento:

Primera Parte

Desde el primer domingo al día 16 de diciembre, con marcado carácter escatológico, mirando a la venida del Señor al final de los tiempos;

Segunda Parte

Desde el 17 de diciembre al 24 de diciembre, es la llamada "Semana Santa" de la Navidad, y se orienta a preparar más explícitamente la venida de Jesucristo en las historia, la Navidad.

Las lecturas bíblicas de este tiempo de Adviento están tomadas sobre todo del profeta Isaías (primera lectura), también se recogen los pasajes más proféticos del Antiguo Testamento señalando la llegada del Mesías. Isaías, Juan Bautista y María de Nazaret son los modelos de creyentes que la Iglesias ofrece a los fieles para preparar la venida del Señor Jesús.

User Rating:  / 0

El Papa Francisco sube al avión. Foto: David Ramos / ACI Prensa

BANGUI, 30 Nov. 15 / 07:03 am (ACI).- El Papa Francisco se encuentra ya en el avión de regreso que le lleva a Roma después del viaje de seis días que ha realizado en África, desde el pasado 25 de noviembre. En su primera Visita Apostólica a este continente acudió a Kenia, Uganda y por último a la República Centroafricana, desde cuya capital, Bangui, emprendió el regreso.

El Pontífice abordó el avión a las 12:30 (hora local) después de una breve ceremonia de despedida con la participación del Jefe de Estado de la Transición, Catherine Samba-Panza y el Nuncio Apostólico, Mons. Franco Coppola. Estuvieron presentes otras autoridades del país, obispos y una representación de fieles.

 

Está previsto que el avión del Papa aterrice en el Aeropuerto Internacional de Fiumicino, en Roma, tras más de seis horas de viaje, a las 18:45 hora local.

User Rating:  / 0

Papa Francisco. Foto: Captura de video / CTV.

KAMPALA, 28 Nov. 15 / 10:02 am (ACI).- En su visita a los enfermos y ancianos acogidos en la Casa de la Caridad en Nalukolongo, Kampala (Uganda), el Papa Francisco alentó a las parroquias y a las familias a atender con misericordia las personas que pasan sufrimiento y necesidad, pues ahí está Jesús.

El Santo Padre señaló que deseaba mucho visitar la Casa de la Caridad, que “siempre ha estado ligado al compromiso de la Iglesia en favor de los pobres, los discapacitados y los enfermos”.

“Aquí, en los primeros tiempos, se rescató a niños de la esclavitud y las mujeres recibieron una educación religiosa”, recordó, al tiempo que agradeció a las Hermanas del Buen Samaritano, “que llevan adelante esta excelente obra”.

El Santo Padre aseguró que “Jesús está presente aquí, Jesús está presente donde están los pobres, los enfermos, encarcelados y en los que sufren. Jesús está presente”.

En la Casa de la Caridad, destacó, las personas enfermas y con discapacidad “pueden sentir la presencia de Jesús nuestro hermano, que nos ama a cada uno con ese amor que es propio de Dios”.

 

“Hoy, desde esta Casa, quisiera hacer un llamamiento a todas las parroquias y comunidades de Uganda –y del resto de África– para que no se olviden de los pobres”, exhortó.

Francisco subrayó que “el Evangelio nos impulsa a salir hacia las periferias de la sociedad y encontrar a Cristo en el que sufre y pasa necesidad. El Señor nos dice con palabras claras que nos juzgará de esto”.

El Santo padre lamentó que en el mundo actual “da la impresión de que el egoísmo y la indiferencia se va extendiendo por muchas partes”.

“Cuántos hermanos y hermanas nuestros son víctimas de la cultura actual del ‘usar y tirar’, que lleva a despreciar sobre todo a los niños no nacidos, a los jóvenes y a los ancianos”, criticó.

Ante esto, alentó, “como cristianos, no podemos permanecer impasibles. Algo tiene que cambiar”.

“Nuestras familias han de ser signos cada vez más evidentes del amor paciente y misericordioso de Dios, no solo hacia nuestros hijos y ancianos, sino hacia todos los que pasan necesidad”, dijo, al tiempo que señaló que “nuestras parroquias no han de cerrar sus puertas y sus oídos al grito de los pobres”.

“Cristo, precisamente en aquellos que servimos, se revela cada día y prepara la acogida que esperamos recibir un día en su Reino eterno”, aseguró.

El Papa explicó que “a través de gestos sencillos, a través de acciones sencillas y generosas, que honran a Cristo en sus hermanos y hermanas más pequeños, conseguimos que la fuerza de su amor entre en el mundo y lo cambie realmente”.

User Rating:  / 0

Papa Francisco / Foto: Captura YoutubeBANGUI, 30 Nov. 15 / 05:10 am (ACI).- En la Santa Misa en el Estadio Deportivo Barthélémy Boganda de Bangui, el Papa Francisco hizo hoy un fuerte llamado a la evangelización y a ir de la mano con Cristo y cambiar el ffuturo del país. Fue el último acto del Pontífice en Centroafrica antes de regresar a Roma.

“La vida eterna no es una ilusión”, afirmó en la homilía que pronunció ante miles de centroafricanos que participaron en la celebración. “En todo esto, Cristo resucitado nos toma de la mano y nos lleva a seguirlo”, subrayó después.

El Santo Padre les pidió mirar al futuro y decidirse “con determinación a abrir una nueva etapa en la historia cristiana de su País, a lanzarse hacia nuevos horizontes, a ir mar adentro, a aguas profundas”.

También invitó a dar gracias a Dios “por su presencia y por la fuerza que nos comunica en nuestra vida diaria, cuando experimentamos el sufrimiento físico o moral, la pena, el luto; por los gestos de solidaridad y de generosidad que nos ayuda a realizar; por las alegrías y el amor que hace resplandecer en nuestras familias, en nuestras comunidades, a pesar de la miseria, la violenciaque, a veces, nos rodea o del miedo al futuro; por el deseo que pone en nuestras almas de querer tejer lazos de amistad, de dialogar con el que es diferente, de perdonar al que nos ha hecho daño, de comprometernos a construir una sociedad más justa y fraterna en la que ninguno se sienta abandonado”.

El Papa pidió que todos ser maravillen de la labor misionera que llevó por vez primera la alegría del Evangelio a esa nación y aseguró que “es bueno, sobre todo en tiempos difíciles, cuando abundan las pruebas y los sufrimientos, cuando el futuro es incierto y nos sentimos cansados, con miedo de no poder más, reunirse alrededor del Señor, como hacemos hoy, para gozar de su presencia, de su vida nueva y de la salvación que nos propone, como esa otra orilla hacia la que debemos dirigirnos”.

 

La mirada puesta en la vida eterna “ha fortalecido siempre el ánimo de los cristianos, de los más pobres, de los más pequeños, en su peregrinación terrena”.

Pero esa “es una realidad que transforma ya desde ahora nuestra vida presente y el mundo en que vivimos”.

El Papa exhortó además a romper con el “hombre viejo”, con el “hombre pecador, siempre inclinado a ceder a la tentación del demonio –y cuánto actúa en nuestro mundo y en estos momentos de conflicto, de odio y de guerra–, que lo lleva al egoísmo, a encerrarse en sí mismo y a la desconfianza, a la violencia y al instinto de destrucción, a la venganza, al abandono y a la explotación de los más débiles”.

“Sabemos también que a nuestras comunidades cristianas, llamadas a lasantidad, les queda todavía un largo camino por recorrer”, dijo Francisco.

En esta situación, “cada uno en su corazón puede preguntarse sobre surelación personal con Jesús, y examinar lo que ya ha aceptado –o tal vez rechazado– para poder responder a su llamado a seguirlo más de cerca”.

En la última parte de la homilía, Francisco habló de la necesidad de nuevos mensajeros que sean “más generosos, más alegres, más santos”. “Todos y cada uno de nosotros estamos llamados a ser este mensajero que nuestro hermano, de cualquier etnia, religión y cultura, espera a menudo sin saberlo”.

El Papa recordó que Cristo “ha resucitado de entre los muertos” y por eso “desde entonces, las dificultades y sufrimientos que padecemos son ocasiones que nos abren a un futuro nuevo, si nos adherimos a su Persona”.

Al final de la Misa quiso dirigir un saludo especial al Patriarca Bartolomeo I, Patriarca de Constantinopla: "Antes de dar la bendición, en esta Fiesta de San Andrés, desde aquí, desde el corazón de África, quisiera dirigirme a mi queridísimo hermano Bartolomeo, Patriarca Ecuménico. Le hago deseos de felicidad, fraternidad y pido al Señor que bendiga nuestras Iglesias hermanas".

User Rating:  / 0

Papa Francisco en encuentro con sacerdotes, religiosos, religiosas y seminaristas de Uganda. Foto: Captura de video / CTV.

KAMPALA, 28 Nov. 15 / 12:08 pm (ACI).- El Papa Francisco hizo hoy un llamado a sacerdotes y religiosos a no llevar una “doble vida” ni mantener escondido “lo que Dios no quiere”, y por el contrario recurrir a la confesión y pedir perdón.

El Santo Padre improvisó un discurso en español en su encuentro de hoy con los sacerdotes, religiosos, religiosas y seminaristas de Uganda en la Catedral de Kampala, entregando el que tenía preparado para que sea leído posteriormente.

En su mensaje improvisado, el Papa señaló que “los religiosos, las religiosas y los sacerdotes no podemos llevar doble vida. Si sos pecador, si sos pecadora, pedí perdón, pero no mantengas escondido lo que Dios no quiere. No mantengas escondida la falta de fidelidad”.

El Santo Padre hizo hincapié en tres palabras: memoria, fidelidad y oración.

“En el libro del Deuteronomio, Moisés recuerda a su pueblo: ‘no olviden’, y lo repite durante el libro varias veces. ‘No olvidar’, no olvidar todo lo que Dios hizo por el pueblo”.

 

“Pidan la gracia de la memoria” alentó Francisco a los sacerdotes y religiosos congregados en la Catedral de Kampala. “Como le dije a los jóvenes, por la sangre de los católicos ugandeses está mezclada la sangre de los mártires. No pierdan la memoria de esta semilla, para que así sigan creciendo”.

“Mártir significa testigo. La Iglesia en Uganda para ser fiel a esa memoria tiene que seguir siendo testigo”, indicó.

Y para ser testigos, dijo el Papa, “es necesaria la fidelidad. Fidelidad a la memoria, fidelidad a la propia vocación, fidelidad al celo apostólico”.

“Fidelidad significa seguir el camino de la santidad. Fidelidad significa hacer lo que hicieron los testigos anteriores, ser misionero”, señaló.

El Santo Padre advirtió que si las nuevas generaciones no presentan nuevos testimonios “van a perder la gran riqueza que tienen y la perla de África terminará guardada en un museo. Porque el demonio ataca así, de a poquitos”.

La fidelidad, indicó Francisco, “solamente es posible con la oración”.

“Si un religioso, una religiosa, un sacerdote deja de rezar o reza poco porque dice que tiene mucho trabajo, ya empezó a perder la memoria, y ya empezó a perder la fidelidad”, dijo.

“Oración que significa también humillación: la humillación de ir con regularidad al confesor a decir los propios pecados. No se puede renguear de las dos piernas”, aseguró.

Memoria, fidelidad y oración son las “tres columnas” con las que “la perla del África seguirá siendo perla y no solo una palabra del diccionario”, dijo el Papa.